La diabetes en el embarazo

En el segundo trimestre, o a veces en el primero si contamos con unos factores de riesgo determinados, se realiza el Test de O’Sullivan para saber si existe o no diabetes gestacional. Y cuando el resultado es que si, no siempre nos explican por qué sucede, qué repercusiones tiene, o qué debemos hacer para mantenerla controlada. Si este es tu caso…¡sigue leyendo!

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes consiste en una alteración en nuestro metabolismo en el que los niveles de glucosa en sangre aumentan debido a que la insulina disminuye, o tiene menor efecto sobre los tejidos. Se considera gestacional cuando se diagnostica durante el embarazo.

 

¿Por qué aumenta el riesgo durante el embarazo?

En todas las mujeres embazadas hay un proceso normal en el que, a partir del 2º trimestre, la placenta produce ciertas hormonas que facilitan que llegue una mayor cantidad de glucosa al feto. En algunas ocasiones esto no llega a regularse bien, y la cantidad de glucosa en sangre no es bien controlada, manteniéndose elevada de forma excesiva. Esto ocurrirá con mayor probabilidad si hay: antecedentes familiares con diabetes, obesidad, diabetes gestacional o bebés de más de 4 kg en otros embarazos, tabaquismo, síndrome de ovario poliquístico, hipertensión durante el embarazo.

diabetes-gestacional.jpg

¿Qué consecuencias tiene la diabetes gestacional?

Un mal control de la diabetes, con niveles muy altos de glucemia que no se controlan (sobre todo en ayunas), puede tener consecuencias en la madre y en el bebé. Por ello es importante que una vez diagnosticada, se realice un seguimiento adecuado.

En la madre existe más riesgo de hipertensión arterial en el embarazo, infecciones de orina, e infecciones con hongos, además de una mayor probabilidad de sufrir diabetes a lo largo de su vida.

En el bebé se relaciona principalmente con un tamaño más grande al nacimiento (más de 4 kg), aumento la probabilidad de cesárea, inmadurez en algunos órganos (principalmente los pulmones), aumento de la bilirrubina en sangre, e hipoglucemias (bajadas de azúcar) tras el nacimiento.

Diabetes-gestacional-ADAM-56a28b015f9b58b7d0cbf210

 

Me han diagnosticado de diabetes… ¿Qué hago?

Una vez se confirma la diabetes, el primer paso es aprender a comer de forma saludable. Llevar una dieta adecuada es el pilar fundamental. Tu matrona te explicará la dieta a seguir, en la que será importante aprender a comer bien, eliminar los azúcares de absorción rápida (dulces, refrescos, zumos…) y los alimentos procesados (¡contienen gran cantidad de azúcar!), realizar un buen control de los hidratos de carbono (esto no significa eliminarlos de la dieta), así como repartir las tomas en 5 o 6 veces al día .

A esto, es imprescindible sumarle la realización de ejercicio físico adaptado al embarazo: desde comenzar a andar rutinariamente un mínimo de 30 minutos a ritmo moderado, hasta realizar un ejercicio específico guiado por una matrona.

Con estas pautas, la mayoría de diabetes gestacionales consiguen controlarse sin problema, es decir, se consiguen unos valores de glucosa en sangre adecuados: <95 – en ayunas, <140 – 1 hora después de comer, <120 – 2 horas después de comer.

DIABETES-GESTACIONAL..png

Si esto no fuese suficiente después de dos semanas, se complementaría la dieta y el ejercicio con un tratamiento con insulina.

Tras el parto, se eliminará el tratamiento, y se volverá a valorar a las 6 semanas posparto para comprobar si la alteración en los niveles de glucosa ha desaparecido, o se confirma una diabetes ya fuera de la gestación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s