Continuar con la lactancia en un nuevo embarazo, ¿es posible?

Imagina que tu hij@ continúa con lactancia materna y te quedas embarazada. Recordemos que la OMS señala que se debe mantener lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y complementada con otros alimentos mínimo hasta los dos años (a partir de aquí, hasta que madre y hij@ deseen), por lo que sería probable que en este periodo de tiempo la mujer desee volver a quedarse embarazada. ¿Y ahora qué? ¿Es seguro para mi nuevo embarazo? ¿Puedo continuar o debo destetar? ¿Y qué pasará cuando el bebé nazca?

Vamos a tratar de dar respuesta a estas preguntas…

¿Puedo continuar dando de mamar estando embarazada?

tandemSi, puedes seguir amamantando a tu hij@ durante tu nuevo embarazo. Desde http://www.e-lactancia.org se indica que la lactancia es absolutamente compatible con un nuevo embarazo, “no se han encontrado diferencias en la duración del embarazo, ni en el peso del recién nacido ni en su crecimiento posterior ni en la tasa de abortos entre mujeres embarazadas que continúan amamantando y las que no”. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, es seguro continuar con la lactancia materna.

 

¿Y cuáles son los casos en los que no es seguro continuar con la lactancia?

La estimulación del pezón que se produce con la succión, segrega oxitocina. En un embarazo normal esto no es importante, ya que esa cantidad de oxitocina liberada no va a producir contracciones en el útero, y es totalmente seguro continuar amamantando a tu bebé (lo dice aquí, la asociación española de pediatría). Sin embargo, si te han diagnosticado amenaza de aborto o amenazada de parto prematuro, esa oxitocina liberada si puede aumentar las contracciones, al igual que las relaciones sexuales. Por lo tanto, mientras esta situación no se de y tu ginecológo no te haya indicado suspender las relaciones sexuales o mantenerte en reposo, continuar con la lactancia materna es seguro.

Pero… ¿mi leche seguirá siendo igual?

La realidad es que no. La leche modificará su sabor, y también producirás una menor cantidad, ya que tu cuerpo se está preparando para alimentar al nuevo bebé recién nacido, cuyas necesidades son diferentes a las de un niño más mayor. Aún así, la leche continuará aportando todos sus beneficios, por lo que si tu hijo lo desea, ¡adelante! ¡continúa dándole de mamar!. Y digo “si lo desea”, porque es posible que se destete de forma voluntaria (esto ocurre en el 60% de los casos), debido a ese cambio en el sabor y en el volumen. Este cambio en la composición de la leche, que durante las últimas semanas de embarazo se convertirá en calostro preparándose para la llegada del nuevo bebé, puede producir cambios en las deposiciones del niño mayor (aumento del número y/o cantidad, y color mostaza, similares a las de un recién nacido), pero en ningún caso es perjudicial. Recuerda que el calostro es oro líquido y contiene enormes cantidades de inmunoglobulinas, por lo que ¡le estás haciendo un gran regalo!.

También es posible que experimentes un aumento de sensibilidad en el pecho, así que será importante que el niño mame en una buena postura para que no te resulte doloroso.

Y cuando nace el nuevo bebé… Lactancia en tándem.

Tranquila, no debes limitar las tomas del hermano mayor si no lo deseas, hay cantidad suficiente para los dos. El pecho se ha regulado para el bebé que acaba de nacer, ya que prioriza sus necesidades, y tendrá todo lo que necesita. De hecho, la “ayuda” del hermano mayor mamando hará que la subida de leche se produzca más rápido, y que exista una mayor cantidad, por lo que le estará facilitando el camino al nuevo bebé.

00d49d4c710c7c317def456e40f5b501--breastfeeding-photos-breastfeeding-photography

¿Qué beneficios tiene la lactancia en tándem?

Los problemas comunes que se dan durante el establecimiento de la lactancia se verán reducidos. Por ejemplo, evitarás la ingurgitación mamaria, ya que el hermano mayor se encargará de hacer una buena extracción que impedirá que se acumule demasiada leche en las glándulas mamarias.

El bebé aumentará de peso más rápido, ya que debido a la succión del hermano mayor, la producción de leche será más abundante.

Las “crisis de lactancia” parecen ser menos frecuentes, ya que ¡siempre hay más cantidad de leche de la que el bebé necesita!.

El hermano mayor se adaptará mejor a esta nueva etapa. A pesar de que un recién nacido ha llegado a casa, “no ha venido para quitarle a su mamá” y se siente más respetado, ya que puede seguir disfrutando de ese momento junto a ella.

Crea un vínculo entre hermanos más fuerte.

¿Y qué dificultades puedo encontrarme?

Durante el primer mes, el hermano mayor puede aumentar su numero de tomas, incluso a veces mamar más frcuentemente que el pequeño, y esto puede aumentar la ansiedad de la madre y resultar en cierto modo agotador. Algunas madres,  deciden poner límites al hermano mayor, pero esto será siempre decisión tuya.

 

¡Espero vuestras experiencias en la sección de comentarios! 🙂

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s