“Crisis de lactancia”

Hoy venimos a hablar en el blog sobre las “crisis de lactancia” de los primeros meses. Lo pongo entrecomillado porque la palabra crisis tiene una connotación negativa, y no es exactamente así. A vuestro bebé no le ocurre nada, y tampoco a vuestra leche. Son cambios normales en la evolución de la lactancia y del crecimiento del bebé, pero que ante el desconocimiento de que existen, pueden causar angustia a la mamá llevando incluso al abandono de la lactancia materna.

¿Qué son las “crisis de lactancia”?

Son situaciones (en periodos más o menos establecidos en el tiempo, que detallaremos a continuación), en las que la demanda del bebé cambia, hace tomas a muy frecuentemente, parece no estar satisfecho, llora demasiado, incluso se enfada al mamar, se distrae, están inquietos…

Estas situaciones llevan a la mamá a pensar “mi leche ya no le alimenta”, “no se queda satisfecho”, “está pasando hambre”, “no le gusta mi leche”, “se enfada cuando le doy el pecho”… por lo que supone una crisis en su lactancia. Pero mucho más allá de eso, son fases normales en el crecimiento del bebé, en el que aumentan y varían la demanda de alimento en base a sus necesidades. Vamos a hablar de las tres primeras crisis.

Crisis de crecimiento

A los 15-20 días del nacimiento

“No se suelta del pecho, está todo el día mamando”

Esta suele ser la frase más repetida por las mamás en esta etapa. Su bebé quiere estar todo el día mamando, parece no llenarse nunca, llora si no tiene el pecho en la boca, e incluso regurgita leche pero sigue mamando.

¿Qué ocurre? ¿Acaso es que no le llena la leche?

¡¡Por supuesto que le llena!!

Tu bebé, como buen mamífero, sólo se está guiando por su instinto. Su cuerpo le pide comer más porque está en una fase importante de crecimiento. A partir de ahora, necesitará más cantidad de leche, por lo que debe dedicar unos días a AUMENTAR tu producción de leche. ¿Y cómo lo hace? Mamando mucho.

Como ya sabemos, la producción de leche va en relación a la succión. Cuanto más mame, más leche produces. Cuanto menos mame, menos leche produces. Por lo que ahora, debe mamar muy frecuentemente para que tu cuerpo aumente la producción.

¿Qué hacer? 

Paciencia, ahora ya sabes que es algo normal en su crecimiento.  Si el bebé ha recuperado el peso del nacimiento y los pañales nos indican que está comiendo bien, no hay nada por lo que preocuparse. Es importante que le dejes mamar a demanda, que estés siempre cerca de él, que atiendas bien a sus señales de hambre antes de que rompa a llorar. En unos días, cuando haya alcanzado su objetivo, volverá a regularizar sus tomas.

A las 6 semanas, la cuarentena

“Sólo le di el pecho la cuarentena”

Son muchas las mamás que abandonan la lactancia en esta etapa, y la falta de información sobre esta “crisis de lactancia” puede que sea la culpable de gran parte de esos abandonos. Sobre las 6-7 semanas, el bebé parece rechazar el pecho, enfadarse mientras mama, estirar la espalda y los brazos con fuerza…

¿Qué ocurre? ¿Ya no le gusta la leche?

Lo que ocurre en esta fase es que el sabor de la leche materna varía. La leche materna no es igual siempre, va cambiando su sabor y su composición, adaptándose a lo que el bebé necesita, y en esta fecha, parece volverse más salada de forma temporal. Y ellos protestan, porque algo ha cambiado y no les termina de convencer.

¿Qué hacer?

La paciencia continua siendo nuestra mayor aliada. La leche volverá a su sabor normal pasados unos días, y el bebé volverá a sus tomas habituales. ¡¡Sólo hay que darles tiempo!!

A los 3 meses. La “gran crisis”

“Ya no tengo suficiente leche”

Esto es lo que suelen pensar las mamás llegada esta etapa, y por supuesto, NO ES CIERTO. La mamá nota que sus pechos ya no están tan llenos como antes, que el bebé hace tomas demasiado cortas (“¡es imposible que coma en tan poco tiempo!” – pensará…), cuando está mamando se distrae con cualquier cosa, comienza a llorar al poco tiempo de empezar a mamar…

¿Qué ocurre?

Son varios factores los que se unen y hacen de los tres meses el momento más crítico para la lactancia. Pero tiene una explicación, y sobre todo un objetivo, conocerlo hará que esta fase deje de ser una “crisis”:

Tus pechos están más blandos porque la producción de la leche se está regulando. Ahora, no tendrás barra libre de leche para cuando tu bebé mame, sino que tu cuerpo la “cocinará” justo en el momento que el bebé lo pida. Por eso, notas los pechos más blandos, porque hasta que no comience a mamar, no se producirá. Y por eso también, el bebé comienza a llorar cuando mamá… “¿qué pasa?¿dónde está la barra libre de leche?”. Ahora tendrán que trabajar durante un par de minutos o tres para que la leche comience a salir… ¡y a todo hay que acostumbrarse!

Las tomas demasiado cortas, en apenas unos minutos, se deben a que tu bebé es ya un experto mamando. Antes, tenía que dedicar más tiempo a sacar la cantidad de leche que necesitaba. Ahora, con unos minutos le es suficiente para sacar toda esa cantidad y más. ¡Increíble pero cierto!

¿Y por qué se distrae tanto? ¡Porque hay un mundo entero ahí fuera por descubrir, y hasta una mosca que pase volando es algo nuevo e interesante. Y es que ahora, tu bebé ha desarrollando mucho más el sentido de la vista, por lo que quiere estar muy atento a todo lo que pasa a su alrededor. En esta etapa, la noche sea quizá el momento en el que realicen las tomas más tranquilos, ya que hay menos estímulos que les distraigan.

¿Qué hacer?

Lo mismo que en las crisis anteriores, pero con una dosis extra de paciencia. Porque esta vez, es posible que la adaptación a los nuevos cambios dure algo más, incluso puede perdurar por algo más de un mes… Pero la calma y la normalidad volverán. Es necesario que pase esta etapa, y para ello: facilítale alimentarse a demanda, tenlo en contacto siempre que puedas para identificar sus señales de hambre, no le introduzcas biberones (necesitan mamar frecuentemente, no pasarse horas sin mamar ya que disminuiría tu producción), dale de mamar en un lugar tranquilo y sin distracciones… Y lo más importante, ¡confía en ti y en tu bebé!

Un comentario en ““Crisis de lactancia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s